SIGUIENTE

Cuadro de texto:  REGRESO A OTROS PLACERESLA MATERIA QUE NOS CONSTITUYE

 

 

 

Especulando acerca de la naturaleza de la materia, los griegos , habían llegado a la conclusión de que un trozo de material, podría proceder a dividirse, y luego subdividirse en trozos de cada vez “mas pequeños”, y el proceso de divisiones y subdivisiones sucesivas, repetirse un nº muy grande de veces. Pero la escuela encabezada por Demócrito, sostenía que el proceso  llegaría un momento en que no admitiese una subdivisión posterior. Debido al hecho de haber llegado a las unidades últimas del material. Unidades a las que llamó “átomos”. Palabra que significa “indivisible”.

Aristóteles, y los suyos, sostenían sin embargo, que el proceso de divisiones, y subdivisiones sucesivas no tendría fin nunca.

 

Durante un tiempo, en la historia de la química se creyó que el que estaba en lo cierto era Demócrito.John Dalton , que conocía las especulaciones de los griegos, creyó ver en la recogida de datos, en los que distintos elementos se combinaban para dar lugar a unidades de compuestos,en su modelo  atómico, a las unidades últimas (e indivisibles a las que se había referido Demócrito), y se refirió  a ellas como los átomos, de sodio, de hierro, de hidrógeno,etc

 

En la actualidad se sabe que esas unidades no son indivisibles, y que pueden albergar mundos dentro, con millares de Pablitos, y Mendos, y  arcanos, y hasta portaaviones, en la medida en la que el acceso a lo pequeño, nos sea posible entre límites y grados de precisión y vislumbres, distintos y mucho más finos que los actuales.

 

(Los chinos, a distancia, todos nos parecen iguales, pero la cercanía, la relación continua, y la mejora en la percepción hace que notemos los rasgos diferenciales entre Lin Piao , y Chao Su Pin)  (Discúlpennos, esta infantil falta de sutileza gestual, por una mayor crudeza expositiva, y didactismo, ausente de cualquier mala intención de sesgo étnico). Acarcándonos a los chinos, y con un mayor y mejor trato de los mismos, notaremos ya sus distintos rasgos  diferenciales, y especificidades estructurales, que les hacen , o puedan hacer reaccionar, ante los mismos acontecimientos, de maneras diferentes. Y no son algo amorfo e indiferenciado, sino con relieve, estructura interna y un fabuloso mundo interior

 

Lo mismo cabe suponer suceda con los átomos, en cada uno de cuyos mundos interiores, pueden caber además “submundos”, sin que tenga fin nunca “lo pequeño” dentro de lo pequeño que le cupo suponer a Arístoteles y su grupo, hace ya tantos años.

 

Lo cierto del caso, es que “los átomos”, como unidades de muchas reacciones químicas existen (aunque no sean las unidades últimas de la materia), y su manejo proporcionó muchísima información acerca de los mismos, y un impresionante avance y control de la ciencia, sobre la materia.